La Culpa: ¿Cómo librarse de ella?

La Culpa: ¿Cómo librarse de ella?

La Culpa es una de las emociones más desgastantes energéticamente hablando. Cuando se rompe alguno de nuestros valores o principios de forma consciente o inconsciente sobrevienen alteraciones de ánimo, desasosiego, autocastigo, crítica y pensamientos reiterados en lo que sucedió y cómo se debió haberlo hecho de forma diferente; todas estas son manifestaciones de que estamos ante esta emoción tan destructiva. Afecta a todos los seres humanos en algún momento de la vida; inclusive desde niños nos programan para sentir culpa, por ejemplo, cuando te dice tu mamá que te comas toda la comida porque hay muchos niños que no tienen qué comer. Estos pequeños programas nos quedan grabados a nivel subconsciente y son patrones que reproducimos en el día a día sin darnos cuenta de porqué lo hacemos.

Otro ejemplo es el del padre que le dice al niño “Voy a salir de viaje, ahora tú eres el hombre de la casa y debes cuidar de tu mamá”; o bien, el típico “Nos sacrificamos mucho para que estudies, nos quitamos el pan de la boca las palabras que nos hacen sentir culpapara que comas y no agradeces”. De adultos nos hacen sentir culpables las palabras “Debiste” o “Deberías” que nos dicen los otros adultos cuando les contamos de una situación que nos está sucediendo. Eso te hace sentir que no fuiste capaz como ser humano pensante de resolver la situación de la mejor manera y que cualquiera a simple vista lo hubiera podido resolver fácilmente.

Puedo dar cientos de ejemplos de estos virus que infectan la psique, pero un ejemplo que aún me conmueve es el de Graciela, una señora que conocí en la Iglesia a la que antes asistía. A ella le solían decir de jovencita que estuviera muy segura de con quién se casaría porque “el matrimonio es una institución divina irrompible que debe durar para toda la vida”. Un buen día se casó con Francisco y los primeros dos años su vida matrimonial fue una luna de miel continua. Luego llegó el primer hijo y Francisco perdió su empleo, en ese preciso momento la vida de Graciela se convirtió en una pesadilla, ya que su amado esposo se volvió frío, distante, empezó a consumir alcohol y a rodearse de sus antiguos amigos de juventud que en nada le ayudaron para salir de su situación, con el tiempo, ella empezó a reclamarle su comportamiento y un buen día él la golpeó.

Ella en lugar dsoportar por sentirse culpablee tomar a su niño y sus pertenencias y dejarlo se aferraba a la idea de que Dios lo iba a cambiar y que no podía dejarlo porque había hecho ante el Ser Supremo la promesa de permanecer junto a él el resto de su vida. Un buen día, al escuchar más gritos y golpes de lo normal un vecino llamó a la policía y se lo llevaron, ella, decía que Dios la iba a castigar por haber permitido que la separaran de su cónyuge. Durante 2 años vivieron violencia, hambre, agresión y malos tratos, cada vez que alguien se compadecía de ella y le daba alojamiento luego de las golpizas, ella pasaba máximo dos días fuera de casa y volvía. Esto fue así hasta que un 25 de diciembre, él ya no le pegó, más bien tomó un cuchillo y le propinó 9 puñaladas. Su niño fue puesto en un albergue temporal y después fue entregado a sus abuelos y Francisco cumple aún los años de condena en la cárcel.

La culpa puede enceguecer a quien la padece, se forma por esos valores, frases y creencias que nos inculcan y que queda tan grabado que inmoviliza a todo aquel que sea víctima de ella.

En la escala del Instituto de investigación espiritual avanzada llamada El Mapa de la Consciencia del Dr. Hawkins, se indica que la culpa es una de las emociones de más baja vibración, en la cual Dios es un ser vengativo, en la vida reinan las fuerzas del mal y el proceso de vida es sumamente destructivo, muy cerca de la eliminación de la consciencia. Esta información nos indica que la culpa genera un gasto espiritual, emocional y físico terrible, sólo superado por la vergüenza.

El ámbito financiero también se ve muy afectado por esta baja frecuencia. Vemos todos los días padres y madres que compran a su hijo o hija cualquier cosa que desean por sentirse culpables de no poder pasar el tiempo necesario con ellos por causa del trabajo. O bien, madres que tienen hijos que llaman “descarriados”, las cuales consideran que hicieron mal su labor de progenitoras y dan a sus hijos dinero inclusive para el consumo de drogas. Vemos a diario personas que sienten culpa por lo que se han hecho a sí mismos, puede ser no cumplir sus sueños, dejarse llevar por otros o bien dejar lo que desean por una relación; comprándose regalos para ellos mismos a fin de aligerar sus culpas; o esposos que compran desde ramos de flores hasta finos regalos a sus cónyuges,  tratando de alivianar sus consciencias.

Por otro lado, cuando los problemas financieros son constantes, la presión es tanta, que las personas crean profundos resentimientos contra sí mismos generados por la culpa de haber hecho las cosas mal desde el principio y continuar haciéndolas mal una y otra vez. Cuando ya la culpa es tanta que no se puede sobrellevar, se traslada la responsabilidad a los demás, desde Dios hasta el perro del vecino, son los culpables de la situación por la que vive la persona.

Como vemos, la culpa es un gran desgaste. Causa grandes daños en la vida personal, familiar, en las finanzas y me atrevo a decir que inclusive a la salud.

Existen diversas terapias que ayuda a reprogramar emociones, creencias, pensamientos limitantes como la culpa. Te mereces vivir de otra manera.

La culpa es un programa mental Sé feliz sin culpao; mejor dicho, es un “virus mental” y como tal; puede ser eliminado o reprogramado a través de generar nuevos pensamientos y patrones de conducta positivos que te ayuden a ir removiendo esa nociva emoción. Puedes iniciar con analizar el por qué sientes culpa. Recordando el caso de Graciela; ella sentía culpa por dejar a su marido, aunque éste fuera un agresor, el origen de la culpa era por la educación que se le dio y el programa que se le instaló, de que el matrimonio era para siempre pasara lo que pasara.

Para hacer esta reprogramación se recomienda hacer una técnica muy simple y poderosa, la cual consulté a Luis Sequeira, Facilitador en procesos cambio con Programación Neurolingüística. La transcribo:

Un simple y poderoso ejercicio para eliminar ese programa negativo es el siguiente:

  1. Traer al consciente e identificar por que estoy sintiendo culpa.
  2. Luego, analizar el “por qué” siento la culpa y su origen; ya sea, en la educación que nos dieron nuestros padres, maestros u otras autoridades.
  3. En caso de ser posible conversar con estas personas y averiguar porqué ellos piensan o pensaban de esa forma, para comprender cuáles eran las intenciones positivas de su actuar.
  4. Si no es posible hablar con ellos, hacer una introspección del por qué deberías sentir culpa por eso y si es correcto para mi tener ese sentimiento, dejando de lado lo que la sociedad dice que debemos hacer; aquí, debemos ser muy objetivos con nosotros mismos y analizar si se está de acuerdo con esta forma de pensar.
  5. Si sentir culpa por algo es correcto para ti, hasta aquí llega el ejercicio. Si te sientes bien y cómodo(a) con esa forma de pensar, nadie puede decirte que cambies ese sentimiento.
  6. Caso contrario, luego de un análisis y verificar que es una conducta o pensamiento que deseas eliminar de tu vida, se pueden realizar tres simples y poderosos pasos:
    • Traer el recuerdo el día que te enseñaron a sentir culpa, visualizar ese día en una pantalla gigante, recuerda con todo detalle ese día, mira los colores, las personas, escucha muy bien las palabras, recuerda cómo te sentías. Observa la situación en esa pantalla, escucha todo y siente todo lo sucedido. Trata de comprender qué quería decir la persona, cuál era su verdadera intención. ¿Hay alguna enseñanza, consejo o intenciones positivas?
    • Luego, como si estuvieras editando una película, haz que la pantalla se vea gris, quita todos los colores, que se vea opaca, luego quita el audio, deja de escuchar las voces y sólo ve la boca moviéndose y sin emitir sonido, luego vas a dejar de sentir, como si estuvieras viendo una película muda en blanco y negro con otras personas en ella y; cuando lo que está en la pantalla para ti resulta aburrido y dejaste de sentir que estabas ahí, haz esa pantalla muy pequeña, alejala de ti unos 100 metros y tírala al basurero y ponle una tapa.
    • Luego vas a ver otra pantalla en frente tuyo, vas a correr la película de ese evento y; esta vez, vas a cambiar el diálogo, vas a escuchar que la otra persona te explica el por qué “real” del sentimiento de culpa, la intención positiva detrás de ese evento y vas a escuchar cómo la persona te dice que eres libre de sentir o pensar lo que deseas con respecto a esa situación, luego vas a visualizarte feliz y libre de ese sentimiento, abrazas a la persona que estaba contigo y le vas a decir que ella también es libre de pensar o sentir lo que desea; así te liberas y la o las personas que instalaron ese programa. Luego vas a colocar en la pantalla un evento feliz y hermosos que pasaron juntos y vas a ver con claridad los colores de ese día, a escuchar las risas, la alegría en el ambiente y sentirás esa plenitud de ser feliz y cuando te sientas libre y feliz, toma esa imagen con las manos, llévala al corazón y guarda ese bello momento.

 

liberate de la culpaFinalizando estos pasos deberías sentir libre de ese virus mental, que ya no sientes culpa por la situación o que ya no te molesta; puedes hacer este ejercicio varias veces durante el mes hasta que te sientas libre.

En caso de no saber cuándo se originó el evento, se puede hacer una técnica de Programación Neurolingüística que se llama “Línea de la vida” para encontrar el origen y sanarlo de una vez; en ocasiones, es necesario hacer dos o tres técnicas más de PNL, la gran ventaja es que son técnicas rápidas, eficaces y poderosas para eliminar esos virus mentales que tanto nos aprisionan y evitan sacar nuestro potencial tomar control de nuestras vidas. Si deseas saber más de las terapias de PNL o sientes que necesitas ayuda para resolver una situación, por favor siente la libertad de comunicarte con nosotros al inbox o dejar tu correo y comentario. https://www.facebook.com/viajealser/ Whatsapp (506) 85018731 / contacto@viajealser.com / http://www.viajealser.com

 

Por: Diana Nelson
Terapeuta en Sanación Pránica y Bioingeniería Cuántica.

Este artículo no pretende sustituir de ninguna manera, la guía de un profesional de la Salud. No abandone sus medicamentos a menos que el médico le indique lo contrario.  Las técnicas aquí expresadas son una guía. No podemos garantizar o hacernos responsables por su resultado, si no fueron ejecutadas por un profesional en Programación Neurolingüística. Recomendamos discreción a la hora de emplearlas.